Salud de la Mujer

​​​​​​Cáncer de mama​​

Es el cáncer más frecuente en la mujer y sí se logra diagnosticar a tiempo, existen muchas posibilidades de curación.

En el curso de toda la vida, a una de cada ocho mujeres se le diagnosticará cáncer de mama.​

Los factores de riesgo abarcan:

Edad y sexo: El riesgo de padecer cáncer de mama aumenta a medida que se envejece. La mayoría de los casos de cáncer de mama avanzado se encuentran en mujeres de más de 50 años. Los hombres también pueden padecer cáncer de mama, pero tienen 100 veces menos probabilidades que las mujeres de sufrir este tipo de cáncer.

Antecedentes familiares de cáncer de mama: Existe un riesgo más alto de padecer cáncer de mama si se tiene un familiar cercano que haya padecido este tipo de cáncer, al igual que cáncer uterino, ovárico o de colon.

Genes: Los defectos en genes más comunes se encuentran en los genes BRCA1 y BRCA2. Estos genes normalmente producen proteínas que protegen del cáncer. Si uno de los padres transmite un gen defectuoso, se tendrá un mayor riesgo de presentar cáncer de mama. Las mujeres con uno de estos defectos tienen hasta un 80% de probabilidades de padecer cáncer de mama en algún momento durante su vida.

Ciclo menstrual: Las mujeres que iniciaron tempranamente sus períodos menstruales (antes de los 12 años) o llegaron a la menopausia tarde (después de los 55) tienen un riesgo mayor de cáncer de mama.​​

​Otros factores de riesgo abarcan:

Consumo de alcohol: El consumo de más de 1 o 2 vasos de alcohol al día puede incrementar el riesgo de cáncer de mama.

Parto: Las mujeres que nunca han tenido hijos o que los tuvieron recién después de los 30 años tienen un mayor riesgo de presentar cáncer de mama. Quedar en embarazo más de una vez o a temprana edad reduce el riesgo de padecer este tipo de cáncer.

DES: Las mujeres que tomaron dietilestilbestrol (DES) para evitar abortos pueden tener un mayor riesgo de sufrir cáncer de mama después de los 40 años.

Hormonoterapia: Existe un riesgo mayor de cáncer de mama si se ha recibido hormonoterapia con estrógenos durante algunos años o más.

Obesidad: Ha estado asociada con el cáncer de mama, aunque este vínculo no se ha comprendido por completo. Los expertos piensan que las mujeres obesas producen más estrógenos, lo cual puede estimular la aparición de este cáncer.

Radiación: la recepción de radioterapia cuando se es niño o adulto joven para tratar un cáncer del área del tórax, aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama. Cuanto más joven haya se inicia la radiación y más alta la dosis, mayor será el riesgo. Esto es especialmente cierto si la radioterapia se administró durante el desarrollo de las mamas.

Los implantes mamarios, el uso de antitranspirantes y el uso de sostenes con varillas no aumentan el riesgo de cáncer de mama. Tampoco existe ninguna prueba de un vínculo directo entre el cáncer de mama y los pesticidas.

​Signos y síntomas del c​áncer de mama​​

El cáncer de mama precoz generalmente no causa síntomas; razón por la cual los exámenes regulares de las mamas son importantes. A medida que el cáncer crece, los síntomas pueden incluir:

  • Tumor mamario o tumoración en la axila que es dura, tiene bordes irregulares y generalmente no duele.
  • Cambio en el tamaño, forma o textura de las mamas o el pezón. Por ejemplo, se puede presentar enrojecimiento, agujeros o fruncimiento que luce como cáscara de naranja.
  • Líquido del pezón, que puede ser sanguinolento, de claro a amarillento o verdoso, y lucir como pus.
  • En los hombres, los síntomas de cáncer de mama abarcan tumoración mamaria, así como dolor y sensibilidad en las mamas.
  • Los síntomas del cáncer de mama avanzado pueden abarcar:
  • Dolor óseo
  • Dolor o molestia en las mamas
  • Úlceras cutáneas
  • Hinchazón de los ganglios linfáticos en la axila (próxima a la mama con cáncer)
  • Pérdida de peso

Consulta con el médico si:​​​​​

  • Tienes una tumoración en la mama o la axila.
  • Presentas secreción del pezón.

Llama al médico si presentas alguno de los siguientes síntomas después de recibir tratamiento para el cáncer de mama:

  • Secreción del pezón
  • Salpullido en las mamas
  • Nuevas tumoraciones en la mama
  • Hinchazón en el área
  • Dolor, especialmente en el pecho, el abdomen o los huesos

Prevención​​​​

Conversa con tu médico sobre la frecuencia en que debes realizarte una mamografía. Los cánceres mamarios precoces detectados por medio de una mamografía tienen buenas probabilidades de curarse.

Muchos factores de riesgo, como los genes y los antecedentes familiares, no se pueden controlar. Sin embargo, realizar cambios en el estilo de vida puede reducir la probabilidad total de sufrir cáncer. Esto incluye:

  • Consumir alimentos saludables.
  • Mantener un peso saludable.
  • Reducir el consumo de alcohol a un trago por día (las mujeres que están en alto riesgo de cáncer de mama no deben consumir alcohol en absoluto).

Cáncer Cervicouterino​

El cáncer cervicouterino obedece a un cambio en las células que cubren las paredes del cuello uterino. A nivel mundial, el cáncer cervical es el tercer tipo de cáncer más común en las mujeres. Es mucho menos común en los Estados Unidos debido al uso rutinario de citologias vaginales (pruebas de Papanicolau).

El principal factor de riesgo del cáncer cervicouterino es la exposición a ciertas variedades del Virus del Papiloma Humano (HPV). El HPV es una infección de transmisión sexual (ITS) que en muchos casos es asintomática, dada esta característica del HPV, puede transcurrir mucho tiempo antes de que se detecte.

​Los hábitos y patrones sexuales de una mujer pueden aumentar su riesgo de padecer cáncer cervical. Las prácticas sexuales riesgosas abarcan: 

  • Tener relaciones sexuales a una edad temprana.
  • Tener múltiples parejas sexuales.
  • Tener una pareja o varias parejas que participen en actividades sexuales de alto riesgo. 

Síntomas​​​​

La mayor parte del tiempo el cáncer cervical inicial es asintomático. Los síntomas que se pueden presentar abarcan:

  • Sangrado vaginal anormal entre periodos, después de la relación sexual o después de la menopausia.
  • Flujo vaginal que no cesa, que puede ser pálido, acuoso, rosado, marrón, con sangre o de olor fétido.
  • Periodos menstruales que se vuelven más abundantes y que duran más de lo normal.

El cáncer cervical puede diseminarse a la vejiga, los intestinos, los pulmones y el hígado. Con frecuencia, no hay problemas hasta que el cáncer esté avanzado y se haya propagado.

Los síntomas del cáncer cervical avanzado pueden ser:

  • Dolor de espalda
  • Fracturas o dolor en los huesos
  • Fatiga
  • Fuga o filtración de orina o heces por la vagina
  • Dolor en las piernas
  • Inapetencia
  • Dolor pélvico
  • Hinchazón en una sola pierna
  • Pérdida de peso

Prevención​​​

El cáncer cervical se puede prevenir haciendo lo siguiente: 

  • Hacerse aplicar la vacuna contra el VPH. Previene la mayoría de los tipos de infecciones por el VPH que causan cáncer de cuello uterino. El médico determina la pertinencia de la vacuna en cada caso.
  • Practicar relaciones sexuales con protección. El uso del condón durante la relación sexual reduce el riesgo de contraer el VPH y otras infecciones de transmisión sexual (ITS). 
  • Limitar el número de compañeros sexuales y evitar las parejas que participen en actividades sexuales de alto riesgo.
  • Hacerse citologías vaginales con la frecuencia que el médico recomiende. Las citologías vaginales pueden ayudar a detectar cambios precoces, los cuales pueden tratarse antes de que se conviertan en cáncer cervical. 
  • Dejar de fumar. El consumo de cigarrillo aumenta las probabilidades de presentar cáncer cervical.

​​El éxito de los tratamientos está unido a un diagnóstico a tiempo; por eso la prevención del cáncer de mama y cervic​outerino empieza por ti. Visita a tu ginecólogo una vez al año.